Las etapas de un Programa de voluntariado corporativo estratégico

Fuente: Manual de Voluntariado Corporativo de Fundación Compromiso

Un programa de voluntariado corporativo (PVC) contempla un ciclo de etapas a través del cual se pone en marcha la interacción de la empresa, los voluntarios y las organizaciones sociales. Este ciclo culmina en la evaluación de los resultados alcanzados, que son a su vez, los insumos indispensables para rediseñar y planificar nuevas metas y objetivos en un nuevo plazo de tiempo.

En la etapa del diseño se desarrollan los pilares y las reglas de juego del PVC a medida de cada empresa. Para ello, el Coordinador de Proyecto debe realizar un relevamiento de la información crítica que opera como insumo de este proceso. Esta búsqueda de información tiene como objetivo involucrar a otros actores en la definición del Programa, como por ejemplo, directivos, empleados, referentes claves y la misma comunidad. Asimismo, desde un punto de vista cuantitativo se propone un relevamiento de los principales datos del contexto de los territorios o las temáticas en los que se trabajará.

Las herramientas sugeridas para esta etapa son:

  • Encuesta sobre iniciativas y expectativas sociales de los voluntarios (encuesta a empleados)
  • Entrevista en profundidad a los actores claves de la empresa ◊ Relevamiento de contexto y exploración del territorio.
  • Relevamiento de información actualizada sobre los temas seleccionados
  • Relevamiento de desempeño comparativo (benchmarking) de otras empresas en el tema / territorio.
  • Guía para el relevamiento de organizaciones sociales.

Una vez finalizada la etapa de relevamiento se desarrolla una planificación junto al Comité Estratégico que tiene como resultado:

  • el diseño de una política de voluntariado,
  • la estrategia de comunicación y
  • la planificación operativa.

La capacitación a los voluntarios corporativos debe ser planificada durante la etapa de diseño y se implementará en la etapa de capacitación. Para la capacitación a los voluntarios se recomienda una estructuración simple en torno a cinco ejes:

  • Módulo de capacitación inicial.
  • Capacitación y motivación durante la ejecución.
  • Capacitación específica en proyectos sociales.
  • Capacitación específica en RSE.
  • Capacitaciones temáticas/sectoriales.

También se realizará una capacitación a las organizaciones sociales que tendrá un diseño adaptado al tipo de programa a llevar adelante.

En la etapa de gestión y ejecución, el desarrollo del PVC es supervisado y monitoreado por el Coordinador de Proyecto a través de reuniones con los voluntarios, con las organizaciones sociales y con la población destinataria del proyecto, de modo integrado (juntos) o por separado, según sea más conveniente, buscando no alterar la cotidianeidad del proyecto durante su ejecución.

Por último, en todo proyecto la etapa de evaluación tiene una gran importancia porque:

  • mide los resultados obtenidos.
  • permite recuperar resultados no esperados.
  • acrecienta en todos la confianza en la propia capacidad de organizarse.
  • favorece la buena disposición para participar de otros proyectos.
  • es una instancia de capacitación para todos los que participan de la misma.
  • producen recomendaciones que orientan a acciones futuras.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s