ODS 17: Alianzas para el desarrollo

Leonardo Hernández – Coordinador de Comunicación y Relaciones Institucionales CEADS

La agenda de trabajo que nos proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una muy buena oportunidad para profundizar y reflexionar sobre la necesidad de colaboración entre todos los actores para alcanzarlos. Como bien señala el ODS 17, para que la agenda de desarrollo sostenible sea eficaz se necesitan alianzas inclusivas que se construyan sobre la base de principios y valores, una visión compartida y objetivos comunes que otorgan prioridad a las personas y al planeta, y son necesarias a nivel mundial, regional, nacional y local. Entre las metas de dicho objetivos se destacan:

– Fortalecer la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible, complementada por alianzas entre múltiples interesados que movilicen y promuevan el intercambio de conocimientos, capacidad técnica, tecnología y recursos financieros, a fin de apoyar el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en todos los países, en particular los países en desarrollo.

– Alentar y promover la constitución de alianzas eficaces en las esferas pública, público-privada y de la sociedad civil, aprovechando la experiencia y las estrategias de obtención de recursos de las asociaciones.

Esto implica que todos los organismos, tanto públicos como privados, han de compartir conocimientos, experiencia, tecnologías y recursos financieros para apoyar el logro de los ODS en todos los países, creando alianzas estratégicas eficaces. Sólo de esta forma, las prioridades y objetivos de gobiernos, sociedad civil y sector privado confluirán y producirán un esfuerzo conjunto capaz de conseguir que el desarrollo sostenible sea una realidad.

Quienes llevamos adelante acciones de colaboración intersectorial como Give & Gain estamos convencidos de la importancia de promover la articulación de actores, donde cada uno aporte sus fortalezas al proceso, mitigando al mismo tiempo sus debilidades. En este sentido, creemos que el voluntariado corporativo es una sólida herramienta para que organizaciones, empresas y organismos del sector público se involucren, articulen y acompañen necesidades de las comunidades desde un abordaje múltiple y profundo que comprenda un esfuerzo individual y colectivo por entender nuevas lógicas y dinámicas.

Anuncios

Se presentaron los resultados de Give & Gain

Give & Gain Day 2016, la celebración del poder del voluntariado corporativo en todo el mundo que se llevó adelante en Argentina gracias a la alianza entre Fundación Compromiso y CEADS, tuvo su cierre en el Centro de Innovación Social de la Universidad de San Andrés. Acá se pueden ver imágenes del encuentro de cierre.

Luego de las palabras de bienvenida de Gustavo Averbuj –Vicepresidente de Fundación Compromiso- y Sebastián Bigorito –Director Ejecutivo de CEADS-, se presentaron los resultados, que en el país superaron ampliamente las ediciones anteriores. 1033 voluntarios de 25 empresas en alianza con 63 organizaciones se sumaron a la iniciativa este año en siete provincias del país más la Ciudad de Buenos Aires, llegando a 6076 beneficiarios directos. Esto representa un total de 4356 horas de voluntariado cedidas. De las 72 actividades realizadas, la mayoría se concentró en la colaboración en acciones vinculadas a la seguridad alimentaria, la transferencia de capacidades a jóvenes en relación a la educación y la empleabilidad, y el fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil.

Entre los resultados de las encuestas realizadas a voluntarios, se destacó que el 100% quedó satisfecho o muy satisfecho con la actividad, el 80% consideró que las habilidades y conocimientos desarrollados por la actividad le servirán para su actual desempeño en el trabajo, y el 100% recomendaría a sus compañeros participar en este tipo de acciones. Para el 48%, Give & Gain fue su primer acercamiento a un voluntariado. Entre las barreras para el involucramiento en actividades de voluntariado corporativo se destacó la falta de tiempo (52%) y la carga de trabajo (30%), dos variables que las empresas pueden gestionar para fomentar la participación.

A continuación, Mariana Lomé (UdeSA) y Luis Karpf realizaron una exposición dialogada sobre la cultura colaborativa del voluntariado corporativo, en la que destacaron los atributos con los que debe contar un programa de voluntariado. Para finalizar, empresas, organizaciones, aliados institucionales y voluntarios fueron reconocidos por su participación con la entrega de certificados, y todos fueron invitados a sumarse a Give & Gain Day 2017.

Se sumaron a Give & Gain 2016:

Empresas patrocinadoras: Cablevisión, Grupo Telecom, Metrogas, Securitas Argentina y Petrobras.

Empresas con actividades “a tu medida” (diseñadas especialmente para ellas): Ángel Estrada, DOW y Grupo Newsan

Empresas y organizaciones “a tu manera” (diseñadas por ellas mismas): Ángel Estrada, AIESEC, Banco Galicia, Banco Hipotecario, Banco Patagonia, Carrefour, Consejo Profesional de RRPP, Deloitte, Dow, Eset, Ernst & Young, HSBC, Mercedes Benz Argentina, Molinos Río de la Plata, Monsanto,  Oca, Petrobras, Scienza, SC Johnson, Universidad Siglo 21 y Telecom.

Con la participación de más de 800 voluntarios, concluyó #GiveandGain

Se sumaron 66 Empresas y organizaciones sociales. El 3 de junio se realizará el desayuno de cierre donde se presentarán los resultados finales.

Esta semana concluyó la mayor movilización de voluntarios corporativos a nivel internacional. De la mano de Fundación Compromiso y CEADS, Argentina se sumó por 4to año consecutivo a esta celebración del poder transformador del voluntariado en el mundo.

Se estima que más de 800 voluntarios llevaron adelante actividades en el marco de Give & Gain, aunque los resultados exactos se están procesando ya que se presentarán el 3 de junio, frente a todas las empresas y organizaciones participantes, junto al Centro de Innovación Social de la UdeSA –socio académico de Give & Gain-. El desayuno de cierre “Voluntariado corporativo: hacia una cultura de la colaboración” contará con la participación de Luis Karpf y Mariana Lomé.

Compartimos un resumen de las últimas actividades que se llevaron adelante:

El sábado y domingo los voluntarios de Banco Patagonia participaron de dos jornadas de construcción, integración y trabajo en equipo junto a TECHO en Florencio Varela.

El lunes los voluntarios de Cablevisión, empresa patrocinadora de #GiveandGain, realizaron una actividad en alianza con Fundación Chacras. Ésta consistió en el cableado del centro cultural del Hospital Borda, de modo de proveer a esta institución de conectividad e Internet.

Por último, el martes tuvo lugar la Maratón Solidaria que el Consejo de Relaciones Públicas realiza todos los años en el marco de #GiveandGain. 16 organizaciones sociales fueron asesoradas.

Primer día de #GiveandGain

Con 62 empresas y organizaciones y más de 70 actividades en todo el país, comenzó el #GiveandGain. El primer día fue todo un éxito! Resumimos las actividades y repercusiones:

  • HSBC armó una ludoteca con Fundación Manos en Acción.
  • En Telecom los voluntarios de Rosario brindaron el curso “Las ventajas de permanecer en la escuela” junto a Junior Achievement.
  • ESET realizó una jornada de clasificación de alimentos junto al Banco de Alimentos. Entre sus voluntarios se sumaron no sólo sus propios empleados sino también su cadena de valor.
  • En Monsanto 20 voluntarios pintaron el Instituto de Formación Profesional de Rojas y en la Plaza de Seguridad vial.
  • En la Universidad Siglo XXI llevaron adelante diferentes actividades con estudiantes: “Libros para Sentir” junto a la carrera de Diseño Gráfico y la Fundación ICTUS, en la que los alumnos diseñaron libros-objeto para ser utilizados en las salas de internación de Pediatría,  de dos hospitales de la ciudad de Córdoba Capital; “Creando- CREO” junto a la carrera de Diseño Gráfico y la fundación ALT23, que consistió en el diseño de libros álbum para ser utilizados en los espacios de “biblioteca ambulante” en barrios vulnerados de la ciudad de Córdoba; y “Plan de Mejora”, en el que alumnos de la materia Administración diseñaron un plan de mejora para el área de Economía Social de la Mutual Carlos Mugica y RED ECOS.

Ya contamos con algunas repercusiones de estas actividades!

monsanto2
Voluntarios de Monsanto en acción

usxxi

Estudiantes y docentes voluntarios de la Universidad Siglo XXI

eset3
Jornada de clasificación de alimentos en el Banco de Alimentos por parte de ESET

Give & Gain ya cuenta con las primeras empresas patrocinadoras

Cablevisión, Metrogas, Petrobras Argentina y Securitas Argentina se suman a la 4ta edición de la Semana Internacional del Voluntariado Corporativo en Argentina

La Semana Internacional del Voluntariado Corporativo ya es un hito en la agenda de la sustentabilidad y la inversión social privada en el país. Este año se pondrá el foco sobre el intercambio de competencias entre los voluntarios y la comunidad y cómo se generan relaciones de mutuo enriquecimiento. Ya se sumaron cuatro empresas patrocinadoras que acompañarán la iniciativa: Cablevisión, Metrogas, Petrobras Argentina y Securitas Argentina.

Give & Gain es una iniciativa impulsada por Business in the Community, organización líder en Reino Unido en temas de sustentabilidad, con el fin de celebrar el poder y potencial del voluntariado corporativo en todo el mundo. Convencidos de la necesidad de generar un impacto real que promueva la articulación de experiencias, Fundación Compromiso y el Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS) han decido aliarse para promover la iniciativa, que se llevará adelante del 13 al 20 de mayo. En la edición de 2015 participaron a nivel global 36 países, un total de 31.522 voluntarios y 554 empresas y organizaciones. En Argentina se sumaron 658 voluntarios de 49 empresas y organizaciones que beneficiaron a 5095 personas.

Para participar del Give and Gain Day, las empresas pueden realizar alguna actividad de voluntariado organizada especialmente para ellas en alianza con organizaciones sociales (modalidad “a tu medida”) o bien participar calendarizandolas acciones que ya estén organizando para dichas fechas, de manera de sumarse al impulso de esta gran movilización de voluntades y lograr mayor impacto (modalidad “a tu manera”).

Hasta el momento se sumaron:

Empresas patrocinadoras: Cablevisión, Metrogas, Petrobras Argentina y Securitas Argentina.

Empresas “a tu medida”: Ángel Estrada

Empresas “a tu manera”: Ángel Estrada, Banco Hipotecario, Ernst & Young, ESET, Mercedes Benz, Molinos Río de La Plata, Monsanto y SC Johnson.

Voluntariado corporativo: la necesidad de pasar “del programa a la estrategia”

Por Leonardo Hernández – Coordinador de Comunicación y Relaciones Institucionales / CEADS

Muchas veces afirmamos que la inversión social de las empresas está evolucionando desde una mirada filantrópica a una construcción estratégica. Ese desarrollo está también acompañado por la necesidad de escalar las acciones aisladas de voluntariado a verdaderas estrategias de voluntariado corporativo.

Cuando hablamos de voluntariado corporativo, no nos referimos solamente a una de las tantas metodologías mediante las cuales las empresas se relacionan con la comunidad. Estamos hablando de una construcción a partir de la que se aborda la compleja realidad de poblaciones en situación de vulnerabilidad social. Por ello, porque estamos acercándonos a personas, familias y comunidades que fueron defraudadas muchas veces por la sociedad, no debemos considerarlo como un tema ligero para las compañías. El diseño y la gestión de un proceso de voluntariado no implican solamente tomar en cuenta las necesidades institucionales de la propia empresa o necesidades sociales o intereses de los empleados. Significa trabajar y dedicar tiempo a acompañar sueños, anhelos, esperanzas y pasiones de colaboradores y destinatarios.

Es precisamente en ese abordaje de la sensibilidad, de ese esfuerzo individual, colectivo y corporativo por entender lógicas y dinámicas de grupos o poblaciones vulnerables, donde la empresa adquiere una de sus mayores ventajas cuando facilita procesos voluntariado. Pero para quienes creemos que el voluntariado corporativo es una de las herramientas más sólidas para que la organización se involucre, articule y acompañe necesidades de la comunidad, éste debe ser percibido y gestionado no solamente desde una perspectiva de programas u acciones puntuales sino con una mirada estratégica e incorporada en la gestión de la compañía.

El diseño de un plan de voluntariado corporativo implica gestionar necesidades y expectativas institucionales de las empresas, pero también ayudar a `transformar la espera en esperanza` de personas con sus derechos vulnerados. Si queremos hablar de una sólida estrategia de voluntariado corporativo, cuya lógica y dinámica se encuentre integrada a la gestión de la compañía y a su cuadro de mando integral, debemos concebirlo más que como la acción de un día o un programa específico de voluntariado. Debemos planificarlo como un espacio de articulación y encuentro de intereses, expectativas, necesidades y sueños que nos brinda la oportunidad de ayudar a desplegar todo el potencial creativo de las personas y la organización.

El voluntariado corporativo gestionado como estrategia implica también una forma de encarar la gestión de recursos humanos y la inversión social de la compañía. Porque supone reconocer en los hechos que los colaboradores además de empleados son padres, hijos, hermanos, amigos y ciudadanos preocupados por la realidad que los circunda, con el anhelo de ayudar a que otros se ayuden a sí mismos. Comprender que los empleados, además de proveer servicios a la compañía, interactúan en múltiples espacios con diferentes lógicas. Este tipo de gestión de los recursos humanos es la que permite enriquecer la promoción de la diversidad dentro de la compañía, uno de los principales desafíos de la sustentabilidad para los próximos años.

Asimismo, cuando una empresa gestiona el voluntariado corporativo y lo integra a su estrategia de abordaje y articulación comunitaria, lleva a la práctica otro de los pilares de la sustentabilidad: la escucha y el diálogo con sus públicos de interés. Si el voluntariado corporativo está concebido y gestionado realmente con una mirada amplia y de largo plazo, si supera la acción o el programa puntual para convertirse en una ESTRATEGIA DE VOLUNTARIADO CORPORATIVO, la empresa escucha la voz y las expectativas de sus colaboradores al relevar e identificar sus inquietudes incorporándolas en la gestión. En ese mismo sentido, escucha también las necesidades y demandas de la comunidad construyendo vínculos, enriqueciendo su capital social y aprendiendo a moverse en la diversidad de la compleja realidad.

Esta actitud de escucha que supone lo que denominamos voluntariado corporativo con estrategia, deriva necesariamente en repensar el rol de la empresa en la sociedad y en las respuestas renovadas que los distintos públicos le reclaman. Una vez más, el voluntariado corporativo ofrece a la empresa otro punto de contacto con la gestión responsable, contribuyendo a sostener compromisos individuales y corporativos, a desarrollar comunidades sostenibles, a contribuir soluciones a desafíos colectivos.

Los desafíos pendientes de la inversión social privada

Por Sebastian Bigorito, Director Ejecutivo CEADS, para Visión Sustentable

Claramente la empresa viene realizando su propia intervención social, con mayor o menor éxito, pero con consistencia durante los últimos 50 años. Se ha avanzado mucho tanto en lo conceptual como en lo empírico, y por ello es que han aparecido una serie de nombres y títulos que buscan diferenciar las distintas formas en que las empresas gestionan su capítulo social. Tenemos entonces Filantropía, Ciudadanía Empresaria,  Responsabilidad Social Corporativa, Valor Compartido, Negocios Inclusivos y entre ellos aparece (y por suerte sigue flameando) el concepto de Inversión Social.  Podemos decir que se trata – la inversión social  – de uno de los conceptos más sólidos y a la vez altamente complementarios con la mayor parte de las estrategias empresarias que se adopten.

Sin perjuicio de su evolución y éxito, en lo personal creo necesario someter a la “inversión social” a un proceso de examinación, con miras a una adecuación bajo nuevas realidades y sobre todo, a nuevas agendas tanto globales como locales. Por ello es que podríamos identificar algunos puntos como para empezar a examinar a este prestigioso paciente:

– Concentración: La inversión social se encuentra altamente concentrada en dos o tres campos de acción. Por ejemplo a nivel local,  la encuesta que PwC realiza en conjunto con CEADS, nos ilustra con claridad que la mayor parte de las acciones están orientadas al campo de la Educación. El resto le sigue y por muy lejos.

– Dispersión: el punto arriba señalado no sería inconveniente, si no fuera que se combina con una altísima dispersión de esfuerzos. Concretamente, las acciones en materia de educación (concentración) se encuentra atomizada en un centenar de iniciativas dispersas e independientes entre sí.

– Impacto: La combinación entre “concentración y dispersión” dan por resultado un bajo nivel de impacto. El resultado son cientos de casos loables, motivadores y replicables, pero con bajo impacto a nivel consolidado o al menos, de impacto desconocido.

– Medición: Por lo general tanto las empresas como sus aliados de la sociedad civil con quienes se ejecutan los programas, cuentan hoy con indicadores sobre los mismos. Sin embargo estos indicadores surgen de la necesidad de rendir cuentas (cosa que está muy bien)  pero por ello son-  en el mejor de los casos –  indicadores de “gestión”. Es decir que exhibimos típicamente “números de beneficiarios” u “horas de capacitación” pero muy rara vez indicadores de impacto.

– Relevancia: Educación, Empleabilidad, Vivienda, Nutrición, Minoridad, Ambiente, Seguridad Vial… cuál elegir? Esta pregunta es muy frecuente y lo que demuestra es que no se conoce cabalmente las necesidades locales, sino que muchas veces surgen de presunciones. Conocemos el caso de una gran empresa que tradicionalmente y durante una decena de años sus programas sociales eran basados en el supuesto de que, en una comunidad pobre de recursos, es justamente el recurso económico lo que las familias tenían como prioridad.  Gracias a un profundo trabajo de relevamiento de expectativas (mucho más que una encuesta, sino una verdadera investigación de campo) tomaron conocimiento, y sorpresa por medio, que para esas familias de bajos recursos, sin duda el factor económico era primordial, pero su problema más urgente era la violencia familiar. Surgió así un nuevo campo de acción que resulto localmente apropiado, relevante pero inexplorado.

Estos cinco puntos son solo un ejercicio para empezar a estilizar la inversión social a la luz de nuevos conceptos y herramientas como también de nuevas agendas de desarrollo social.

En materia de Medición de Impacto, hoy por suerte contamos con herramientas (complejas debo admitir) que ayudan a que una determinada acción social se vincule con indicadores de desarrollo a nivel macro. Por ejemplo: en cuanto contribuyó mi programa de lactancia XX en la disminución de mortalidad infantil en la zona de YY.  Esto es lo que se llama Medición de Impacto y es hacia donde avanzan las agendas de desarrollo. Como se suele decir, esto implica menos Powerpoint y más Excel.

Respecto a la Relevancia de los campos de acción a elegir, bueno… hoy estamos en una situación históricamente privilegiada ya que la inversión social puede comenzar con el pie derecho y planificarse en función de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable) que este año, en septiembre,  Naciones Unidas lanzará a nivel mundial y que cada país deberá aterrizarlos a través de planes nacionales. De esta manera, el número infinito de opciones pueden reducirse enfocando a los 17 objetivos que emanan de los ODM, y que desde el vamos, tenemos certeza que constituyen la agenda de desarrollo social para los próximos 15 años. Obviamente con la adecuación local pertinente.

Generando capacidades asociativas y venciendo las desconfianzas que nos alejan de la tan declamada “articulación” podremos, con esfuerzo, romper con la tendencia de dispersión de iniciativas, y comenzar a poner los ladrillos en un mismo predio para generar así foco, potencia e impacto.

Por último, a nivel personal creo que debe darse un debate serio y frontal, respecto al beneficio que la empresa eventualmente pueda llegar a obtener a partir de una estratégica inversión social. Por lo general es mal visto que la empresa se beneficie con reputación u otros activos intangibles al realizar un programa social. Esto lleva a que se fuercen programas – e incluso se escondan desde lo comunicacional –  para desvincular un eventual beneficio para la empresa. No intento con esto promover en absoluto las acciones de “bluewashing o greenwashing” puesto que en estos casos el impacto social o ambiental no es real o es desproporcionado en relación al despliegue mediático.

Pero reverenciando la transparencia y la generación de confianza, no sería sano, en incluso motivador, que las acciones de inversión social tengan un objetivo de índole corporativo explícito? Es acaso incompatible que una inversión social con impacto genuino en la comunidad, genere además un mejoramiento de los vínculos de esa comunidad para con la empresa?

Lo que intento poner en discusión es que la inversión social puede (y creo debe) tener dos beneficiarios: principalmente la comunidad a quien está dirigida y también la empresa, quien podría mejorar así y de manera legítima, su licencia social para operar, innovar o crecer.

Fuente: Visión Sustentable – Publicación:  Estrategia y gestión en voluntariado corporativo.

 

Algunas frases destacadas de #GiveandGain 2015

“No hay conversaciones valiosas si no hay escucha. Hoy queremos generar eso”. Mariana Lomé (Directora del Posgrado en OSFL de UdeSA).

“Nuestra empresa se dedica a conectar. El voluntariado nos enriquece en este sentido, nos permite generar vínculos. Es un orgullo trabajar en una compañía que promueve este tipo de acciones”. Pablo Gianferro (Voluntario de Grupo Telecom).

“Hay un panorama muy esperanzador. Un nuevo modelo de empresa comprometida con comunidad y ambiente que busca articular. Las articulaciones requieren tiempo, construir un vínculo y generar intercambios”. Magdalena Olmos (Directora Ejecutiva de Fundación Reciduca).

“Las comunidades con las que trabajamos en Villa 21 son invisibles. Esta semana nos dio la oportunidad de escucharlas y visibilizarlas”. Andrea Vega (Directora Ejecutiva de Fundación Chacras).

“Give & Gain nos permitió promover un diálogo positivo, porque nos tocó interactuar con jóvenes muy participativos de Fundación Reciduca”. Néstor de Lamadrid (Gerente de finanzas de Ángel Estrada).

“El desafío es pensar el voluntariado como un compromiso a lo largo del tiempo con participación que agregue valor. Debemos reflexionar sobre cómo capitalizar las necesidades de las organizaciones con las competencias de los voluntarios” Mariana Brandeburgo (Gerente de RSE de Cablevisión).